Hemos puesto el avión en el aire, pero nos está costando ‘aterrizarlo’

Christian Gardiner, Director General de SAS Iberia, analiza la transformación digital de las empresas.

Publicado el 23 Mar 2020

Christian Gardiner Director General SAS Iberia

El avance vertiginoso de la digitalización de la sociedad ha puesto a las empresas en jaque. La captación de datos se ha hecho realidad más rápido de lo que esperábamos y de repente no estar a la altura de la transformación digital de los usuarios se ha convertido en pérdidas de negocio para las empresas. El reto hace 10 años era construir bases de datos de clientes, con la promesa de que en un futuro esos datos nos ayudarían al business intelligence, a ser capaces de anticiparnos a las necesidades de los consumidores, a poder reducir riesgos e ineficiencias en nuestros servicios, y a mejorar la experiencia de los usuarios a lo largo de todo el customer journey.

Hoy me gustaría compartir con vosotros, algo que ya sabéis de sobra, pero esto es igual como cuando queréis a una persona, si no se lo decís… ¡El futuro ya ha llegado! La gestión de datos es incuestionable. Hasta los propios usuarios ya asumen que a los mandos de tu empresa está el sistema analítico más avanzado, que se encargará de hacer que su compra o servicio sea una experiencia intachable. Y esto es casi cierto.

Un magistral customer journey

Con la transformación digital hemos puesto el avión en el aire, pero la realidad es que nos está costando aterrizarlo. Tenemos datos sí, pero fallamos en hacer una gestión eficaz de los mismos y fallamos más aún en operacionalizarlos. ¿Qué es la operacionalización de los datos? Es precisamente ser capaces de extraer de ellos esa promesa de un customer journey magistral. Es crear modelos analíticos que nos permitan predecir comportamientos y tomar decisiones basadas en evidencia, de forma ágil y en cloud.

Ahora bien, en este punto es donde está actualmente gran parte del tejido empresarial español, creando modelos analíticos, intentando optimizar, rentabilizar y mejorar su performance para ofrecer el mejor servicio a las personas. Pero la evolución natural de los mercados, las tendencias, la propia regulación sectorial hacen que estos modelos sean como el plátano de la galería parisiense Perrotin, perecederos. Si no están en constante evolución, revisión y adaptación, los modelos analíticos pueden incluso llegar a producir pérdidas.

Las compañías han ido adquiriendo distintas soluciones analíticas, algunas con un alcance más limitado y otras más amplio, que trabajan de manera paralela, pero no coordinada

Las compañías han ido adquiriendo distintas soluciones analíticas; algunas con un alcance más limitado y otras más amplio, que trabajan de manera paralela, pero no coordinada. Para poder hacer realidad las promesas y las ventajas de estas soluciones, es necesario poder gobernarlas de manera centralizada, para optimizar sinergias y que ofrezcan una visión única de la realidad.

Es decir, es vital contar con una plataforma analítica como SAS que gobierne todas las soluciones parciales y ayude a las empresas a convertir los datos en información de valor para todas las áreas estratégicas de la compañía.

De nada nos vale tener un avión en al aire si no somos capaces de aterrizarlo para poder transportar a las personas.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4