Disponibilidad en primera plana

La alta disponibilidad y la fiabilidad de los sistemas en un diario adquieren unos niveles de exigencia muy elevados. Sin embargo, su coste también lo es. El Correo Gallego ha lidiado con ello gracias a la virtualización del tándem Citrix/VMware.

Publicado el 19 May 2006

El Correo Gallego vio la luz por vez primera en 1878, contando con su hermano Galicia Hoxe que se ha convertido en el único periódico redactado íntegramente en gallego. Si en cualquier empresa la información es un activo clave, en este caso va más allá, pues la información es el producto que comercia. Así, disponer de garantías de salvaguarda y una alta disponibilidad para no frenar la actividad frenética que se vive en una redacción se han convertido en requisitos indispensables.

Desde el departamento de Sistemas, el Correo Gallego ya llevaba tiempo planeando la creación de un centro de desastres y contingencia. El incendio que se produjo en el edificio Windsor de Madrid en febrero del año pasado trajo consigo un nuevo impulso, fundamentalmente en el área de Dirección que terminó por concienciarse definitivamente. Pedro de la Iglesia, director de Sistemas de El Correo Gallego, recuerda cómo “inicialmente la envergadura del proyecto era muy grande, muy ambicioso”. La empresa editora dispone de una SAN con tecnología Hewlett-Packard y al principio los planes pasaban por realizar réplicas de la información de cabina a cabina, redundando absolutamente todo. Sin embargo, el responsable apunta

</em>En un momento dado, El Correo Gallego optó a una cabina HP EVA 3000 de remarketing que abarataba mucho los costes, consiguiendo que el proyecto rondara los 84.000 euros.

Otras de las claves esenciales para el abaratamiento del proyecto ha sido la virtualización, para lo que se apoya en dos grandes pilares: VMware y Citrix. En esencia, la idea era evitar que los gastos en licencias y mantenimiento se dispararan, más aún teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos no se estaría haciendo uso de esas licencias. Para poder sacar partido a la situación se apostó por la virtualización, <em>”montando otros servicios satélites y balanceando las cargas”.

</em>Gracias precisamente a este planteamiento, De la Iglesia descartó recurrir a servidores de ocho vías, considerando más adecuado montar el sistema con dos o tres servidores más pequeños – HP Opteron dual core- para después ir escalando, lo que simplificaría, desde su punto de vista, el mantenimiento.

<em>”Estoy impresionado con los rendimientos que estamos teniendo con VMware”, admite el experto, “porque una vez que montamos las plantillas iniciales en los blades podemos desplegar las máquinas en cinco minutos”</em>.

En la actualidad el sistema se encuentra en período de pruebas, terminando de definir algunos flecos tecnológicos. El Correo Gallego cuenta con dos edificios en Santiago de Compostela; por un lado, el situado en el centro de la ciudad, que es en el que se encuentra el CPD principal y las dos redacciones, tanto de El Correo Gallego como de Galicia Hoxe; y por otro, unas instalaciones en las afueras el centro de respaldo- donde se encuentra toda la parte administrativa, comercial y de producción. “<em>Ahora tenemos algo fijo, estable”</em>, afirma el experto, <em>”y en caso de desastre hasta podemos desplazar en un primer momento a los redactores al segundo CPD y luego ya veremos, porque lo fundamental es el cierre, dado que no hay un día sin periódico”.

</em><br />Aquí entra en juego la tecnología de Citrix, fundamental a la hora de ejecutar este proyecto. Gracias a la virtualización de Citrix se cuenta con garantías de que las réplicas se realizan constantemente, despreocupándose del mantenimiento y de la configuración del entorno virtual.

Los planes del responsable pasan por realizar un mínimo de dos pruebas anuales totales, desviando todo el trabajo al otro centro de respaldo durante un día. Es algo que De la Iglesia tiene muy claro: <em>“Haremos estas dos pruebas porque si no, ¿para qué estamos invirtiendo tanto esfuerzo y dinero? Es la únicamente manera de asegurarnos que realmente podremos salir adelante en caso de desastre”.<br /></em><br />La relación de El Correo Gallego con Citrix no se reduce únicamente al proyecto del centro de respaldo, sino que va más allá habiendo contribuido a una mejora de la eficiencia. La estructura orgánica de El Correo Gallego viene definida por cerca de una docena de delegaciones. Este planteamiento originaba muchos problemas a Sistemas, fundamentalmente en labores de mantenimiento puesto que ante cualquier incidencia era necesario trasladar técnicos, incluso, en las delegaciones más pequeñas. De la Iglesia recuerda que <em>“cuando cambiamos el sistema editorial hace un año y medio -proyecto desarrollado con Atos Origin-, planteé la posibilidad de que las delegaciones estuvieran más integradas”.</em> La sugerencia fue muy bien recibida, puesto que hasta ese momento las delegaciones estaban costando mucho dinero y tiempo.

Fue entonces cuando entró en juego Citrix; <em>“ni siquiera nos planteamos la posibilidad de recurrir a Terminal Server”.</em> Y ello a pesar de que el sistema editorial de Atos no contaba en su haber con experiencias en Citrix, pero De la Iglesia se mantenía convencido de que <em>“era más sencillo de mantener, optimizaba el ancho de banda y toda la transmisión, y resultaba más fácil para el usuario, porque le dábamos una web, mucho más fácil que con Terminal que complicaba la gestión”.<br /></em><br />A la hora de ejecutar la implantación, ésta se inició con Galicia Hoxe: <em>“tenía una redacción más reducida, unos 25 redactores, más jóvenes en general y parecía mejor candidato para ser conejillo de Indias”</em>. En realidad, el proyecto Citrix fue el más sencillo y transparente, al contrario que el de cambio de sistema editorial que corría en paralelo. A pesar de todo, un orgulloso De la Iglesia asegura que <em>“nuestro cambio fue modelo, porque no tuvimos que levantar al redactor cuando le cambiábamos algo y hablamos de más de cien personas; de hecho, La Voz lo hizo en dos años y nosotros lo hicimos en pocos meses y a todos los niveles, desde redacción a administración”</em>. De nuevo Citrix jugó un papel clave, con Coremain como partner tecnológico.

De la Iglesia conocía proyectos similares en otros periódicos en los que comenzaban el cambio con una página del diario, lo mantenían unas semanas, y pasaban a una sección entera; así progresivamente hasta cubrir todo el periódico. No fue el caso de El Correo Gallego y Galicia Hoxe: <em>“nosotros empezamos directamente con una sección, funcionó tres o cuatro días, vimos que era abordable y pasamos a todo el pliego para, a la semana siguiente, todo Galicia Hoxe”.<br /></em>

El experto identifica como el punto clave el cambio de sistema operativo y que los dos sistemas editoriales pudieran convivir. Todo el sistema antiguo estaba sobre Novell y cuando los empleados se iban por la noche, Informática cambiaba con ayuda de Citrix todas las imágenes de software de una sección, el sistema operativo con unos aplicativos empaquetados, y al día siguiente el redactor podía proseguir su trabajo con total normalidad.

Los beneficios de haber implantado Citrix se percibieron desde el primer momento, más aún porque El Correo venía de un sistema muy antiguo demasiado descentralizado, sin que las delegaciones tuvieran interacción con la central, ni acceso a agencias, al archivo fotográfico, a la intranet o al correo corporativo. En una palabra, estaban aisladas; situación a la que el proyecto desarrollado con Coremain puso fin. Tanto es así, que cuando se pregunta a De la Iglesia por una estimación del tiempo y dinero que está ahorrando responde tajante que <em>“no hemos hecho estimaciones, pero puedo asegurar que desde que entramos en producción no hemos pisado una sola delegación; no es que se haya reducido el número de incidencias, es que directamente no hemos tenido ninguna”.<br /></em><br />Desde el punto de vista tecnológico, la mayor parte de los sistemas descansan en plataforma Windows con Oracle, si bien es cierto que se cuenta con Novell para servidores de ficheros y red; Linux (SuSE en su mayor parte y algunas máquinas con Red Hat y Acentos- para servidores web, de impresión, los proxys; y OpenOffice para la ofimática.

Por otro lado, El Correo Gallego se encuentra ejecutando el cambio de toda la página web, cuyos servidores (HP AMD Opteron con Red Hat) se encuentran alojados en las instalaciones de R. Se ha optado por la fórmula de housing <em>“por una cuestión de seguridad, porque la administración la seguimos llevando desde aquí”</em>, explica el director de Sistemas. Y es que R es el proveedor habitual de El Correo Gallego para sus comunicaciones, hasta el punto de que acaban de contratar la voz obteniendo ahorros de hasta un 30 por ciento. Su salida a Internet es vía Frame Relay, mientras que las delegaciones hacen lo propio con ADSLs de Telefónica. Precisamente en este ámbito, el responsable comenta que <em>“seguramente metamos temas de NetLan de Telefónica en las delegaciones, que van muy bien con Citrix, y así solucionamos el vacío de gestión que tenemos a la hora de solucionar problemas con los ADSLs residenciales”.</em><br />En cuanto al centro de respaldo, éste cuenta con una segunda línea, balanceando las cargas de trabajo con tecnología de Fortinet.

En esta misma línea de comunicaciones, Citrix también ofrece la posibilidad de movilidad tanto UMTS como GPRS, si bien es cierto que hasta la fecha no es una alternativa muy utilizada en el medio. Asimismo, se prevé la posibilidad de emprender algún proyecto piloto de VoIP para alguna delegación con Telefónica como proveedor.

<br />

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2