El INE ‘sigue’ innovando a la búsqueda de exactitud y agilidad en la obtención del dato

En el marco del proyecto Sistema Integrado de Gestión Unificada de Encuestas (SIGUE), el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha agilizado e impreso calidad y control a la realización de encuestas como la EPA, cumpliendo al tiempo las directrices de Eurostat. Junto a su carácter integrado, en SIGUE es clave la movilidad, ámbito al que el INE, en colaboración con Fujitsu, dará un nuevo empujón para cumplir con éxito el desafío Censo 2011.

Publicado el 23 Sep 2009

90491_92


Lola Sánchez. Computing

Para cumplir con eficacia su labor de dar respuesta a la creciente demanda de información, el Instituto Nacional de Estadística (INE) se ha dotado del sistema SIGUE (Sistema Integrado de Gestión Unificada de Encuestas) que, desarrollado en colaboración con las empresas Telefónica, Oracle, Conceptronic y fi2net, y la entonces todavía Fujitsu Siemens Computers como proveedor tanto de la plataforma hardware como de los dispositivos de captura de la información, ha permitido al organismo gestionar de forma integrada y unificada los procesos de generación encuestas y muestras, la recogida y consolidación de datos en todo el territorio nacional, y los recursos humanos, telemáticos y de telefonía IP utilizados en su ejecución. “Se trata”, explica el jefe de la Unidad de Innovación Tecnológica del INE y coordinador general del Proyecto SIGUE, José Antonio Perea, “de un entorno informático único al cual acceden perfiles pertenecientes a diferentes áreas de gestión para colaborar en la ejecución, el seguimiento y el control de los procesos bajo su responsabilidad”.

Con una inversión total en la órbita de los tres millones de euros, el INE dio luz verde al proyecto SIGUE en 2002 con el objetivo de tenerlo en producción en 2005 para el desarrollo de la Encuesta de Población Activa (EPA), en cuya elaboración trabajan alrededor de 1.500 personas. El INE respondía así a las directrices de Eurostat promotoras de una serie de cambios metodológicos con los que se perseguía adecuar la actividad estadística a la nueva realidad.

Anteriormente y también al calor de una serie de directrices de Eurostat para homogeneizar la realización de encuestas a nivel europeo -incluyendo los métodos de captura de la información-, el INE había dado otro paso clave en su modernización, aprovechando las posibilidades de las nuevas tecnologías de movilidad, ámbito en el que el INE colabora estrechamente con Fujitsu desde hace cerca de 20 años. Y es que, fue en la década de los 90 cuando el INE introdujo por primera vez equipos portátiles en el desarrollo de su actividad en sustitución del uso del papel, con Fujitsu como compañero de viaje. “En ese momento el uso de portátiles no resultaba práctico, de modo que empezamos a trabajar con los primeros Tablet PC”, indica Perea, en referencia a los primeros prototipos de la gama de productos Stylistic de Fujitsu.

El proyecto SIGUE suponía ampliar el alcance de la apuesta del INE por la movilidad, al tiempo que implicaba un importante un reto para el organismo adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda dada la importante transformación que implicaba en cuanto a su tradicional modelo de trabajo, además de significar un nuevo avance en cuestión de movilidad.

Nuevo impulso a la movilidad
En ese escenario y vía Catálogo de Patrimonio, el INE volvió a apostar por Fujitsu como proveedor tanto de la infraestructura física de soporte a SIGUE, como de los terminales móviles utilizados para la recogida de información. “Estuvimos analizando muchos productos de diferentes fabricantes -Sun, IBM, etc.-, pero la solución que nos ofrecía Fujitsu nos parecía la más correcta y cercana a lo que queríamos”.

Ciertamente, el proyecto SIGUE tenía como gran objetivo el desarrollo de un aplicativo específico para la EPA, pero la iniciativa implicaba una consolidación de infraestructuras de gran alcance de cara al futuro. No en vano, el nuevo sistema debía desplegarse tanto en los Servicios Centrales del INE en Madrid, como en cada una de sus 52 delegaciones provinciales, donde se localizan las máquinas que sirven de enlace con SIGUE.

La prioridad del INE en aquel momento pasaba por dotarse de unos sistemas muy seguros y fiables que trabajaran en Solaris en Servicios Centrales y en Linux en las delegaciones. Con esa premisa y para dar soporte al nuevo sistema, se instalaron un total de 71 nuevos servidores repartidos en las delegaciones y una infraestructura de almacenamiento SAN en Servicios Centrales con una capacidad de 100 Tb. Y a nivel cliente, el INE se dotó de un parque de 582 nuevos Tablet PC para entrevistas CAPI, que pasaban así a sumarse al total de 1.085 estaciones de trabajo gestionadas en el marco del SIGUE, con el que interactúan más de 1.300 operadores.

Con el doble objetivo de abordar el necesario desarrollo de software -basado íntegramente en software de código abierto- y de dar respuesta a las necesidades de integración, el INE apostó por la compañía fi2net, trabajando en colaboración con las otras empresas participantes seleccionadas vía concurso público: Telefónica, Oracle y Conceptronic, como integrador del sistema de telefonía Avaya. “Empezamos por la generación de la nueva EPA conforme a la nueva normativa y emprendimos en paralelo la creación del sistema de gestión agrupando elementos en activos genéricos -ahora los denominaríamos web services- que pudieran ser compartidos entre distintas encuestas”, indica Perea, para subrayar que “en SIGUE, diferentes encuestas comparten servicios comunes, frente al enfoque anterior de desarrollar cada encuesta como un todo autónomo e independiente”.

En paralelo a la integración de los elementos físicos y de forma simultánea al desarrollo de SIGUE, se empezó a introducir en el sistema la encuesta TIC-H, la cual sirvió de experiencia previa a la salida en 2005 de la nueva EPA. “En 2004 finalizamos la TICH integrada en el nuevo sistema de gestión unificada, que entró en producción para la nueva EPA en 2005”.

A día de hoy e incluyendo agentes de entrevista telefónica, entrevistadores de campo, analistas, estadistas, personal auxiliar, etc., son más de 1.200 los usuarios de SIGUE, que “presta actualmente soporte a cuatro encuestas, incluyendo la EPA y TIC-H”. En materia de control de la seguridad, Perea destaca que la gestión de SIGUE “implica la de más de 1.000 certificados digitales, así como la de otros sofisticados sistemas de seguridad para garantizar el secreto estadístico”.


Más agilidad, más control
La puesta en producción de SIGUE ha supuesto importantes mejoras en el desarrollo de la actividad del INE, empezando por una reducción notable de los tiempos de puesta en servicio y el inicio de la recogida de datos asociados a nuevas encuestas. En concreto y como apunta Perea, “en el caso de la Encuesta de Población Activa, el tiempo de puesta en servicio de SIGUE-EPA representa el 60 por ciento del best-case de implantaciones anteriores”.

Tras más de 50 meses en explotación sin registro alguno de incidencias, SIGUE continúa evolucionando, siendo actualmente la compañía fi2net responsable del mantenimiento. “Seguimos trabajando para evolucionar el sistema, hacerlo más automático, rápido y cómodo para los usuarios, y no dependiente de terceros”.

En esa línea, también se contempla la próxima actualización de las plataformas servidor tanto en Servicios Centrales como en las delegaciones. Y específicamente en materia de movilidad, cabe destacar que, si bien tradicionalmente la captura de datos en movilidad se realizaba de forma off line, “la próxima oleada está lista para hacerse on line”, avanza Perea. Para ello, el INE mantiene una política de actualización constante de equipos -cada año se renuevan entre 200 y 300-, que ha llevado a la reciente introducción de los nuevos modelos ST5112 de Fujitsu.

Call-Center Virtual, la potencia de IP en respaldo y deslocalización del trabajo
Además de nueva infraestructura de terminal, servidores y comunicaciones; la plataforma SIGUE incluye funcionalidades de telefonía IP. No en vano, en el marco de este proyecto SIGUE, el INE, que dispone de red propia, llevó también a cabo una importante modernización de sus comunicaciones, introduciendo en el desarrollo de su actividad las nuevas posibilidades de la telefonía IP con sus múltiples ventajas. No hay que olvidar que sólo la realización de la Encuesta de Población Activa (EPA), de carácter trimestral, implica la realización trimestralmente de encuestas a 105.000 viviendas, con un volumen anual de transferencia de datos entre delegaciones y Servicios Centrales de 3,5 Tb.

En total y en colaboración con Conceptronic se instalaron 52 nuevas centralitas digitales en las delegaciones y cinco centralitas VoIP, todas ellas Avaya, configurando un call-center virtual, de forma que “además de movilizar la telefonía permitiendo la total deslocalización de la fuerza de trabajo para entrevistas telefónicas CATI, en 11 provincias se hizo una implantación de nuevas centralitas, que sirven al mismo tiempo de respaldo en caso de caída del nodo central en Madrid”.

Este avance habilitó la posibilidad de la tele-peración, permitiendo al mismo tiempo al INE el fácil despliegue de centros CATI itinerantes o temporales, basados en VoIP, “con tan sólo pinchar los teléfonos”.

Censo 2011, nuevos desafíos
Como encargado de la realización de los censos, fundamentales en múltiples esferas y cuyo origen se remonta al censo moderno de población realizado en 1768 con el impulso del Conde de Aranda bajo el reinado de Carlos IV, el Instituto Nacional de Estadística (INE) afronta el reto de elaborar el Censo de Población de 2011, el decimoséptimo de la serie de censos oficiales que inició en 1857 y que se realiza cada 10 años desde 1900 e incluye cuatro censos: edificios, locales, viviendas y habitantes.

El INE empezó en 2007 a planificar la puesta en marcha del Censo 2011 y desde 2008 trabaja en la iniciativa mediante un proyecto piloto que “nos permite poner a prueba todos los elementos que conforman y dan soporte a la realización del censo”.

Para definir el entorno tecnológico más conveniente, el INE dio luz verde a un piloto en seis delegaciones provinciales para valorar las propuestas de tres UTEs previamente seleccionadas, que presentaban entornos diferentes: “la UTE formada por IBM-Atos Origin, con un entorno Lotus basado en soluciones de IBM; Getronics-Sitesa-Mobile Systems (actualmente Tecnocom-Eptisa-Desic), con un desarrollo en Microsoft .Net; e Indra-fi2net, con un desarrollo en Java con sabor open source”, enumera el jefe de la Unidad de Innovación Tecnológica del INE, José Antonio Perea.

Durante el desarrollo del proyecto piloto, que contempla determinados hitos, la UTE IBM-Atos Origin decidió abandonar y, a día de hoy, las UTEs lideradas por Getronics e Indra continúan trabajando con el punto de mira puesto en el correspondiente concurso público cuya convocatoria tendrá lugar el próximo año.

La realización del Censo 2011 implicará el despliegue de 20.000 agentes durante un periodo de ocho a 10 meses y, dada su alta componente tecnológica, el INE quiere tener todo afinado, especialmente teniendo en cuenta que se pretende “abrir todos los canales a los ciudadanos y facilitar accesibilidad multidioma”, así como incorporar importantes avances: “en este nuevo censo de población, los portátiles incorporarán una nueva cartografía digital, avanzadas herramientas de ESRI y, además, la información procedente de distintas fuentes de la Administración permitirá a los agentes disponer de los datos previos existentes”. De esta forma, subraya Perea, “por primera ver, vamos a poder realizar los cuatro censos en un único recorrido, reduciendo tiempo y optimizando costes”.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3