La gestión de la calidad como reductor de costes, mitigador de riesgos y acelerador de la innovación

Es innegable que las aplicaciones son el núcleo de las operaciones ya hablemos de negocios B2B como B2C. Tanto en sus relaciones con los clientes como internamente, el día a día involucra el uso de una o más aplicaciones con distintos grados de coordinación e integración entre ellas.

Publicado el 15 Nov 2010

Estas aplicaciones al igual que cualquier inversión están sometidas a criterios de eficiencia de costes, especialmente en tiempos de crisis, así como a la capacidad de reaccionar a las necesidades estratégicas o tácticas en tiempos ajustados y asegurando una adecuada gestión de los riesgos inherentes: retrasos en la planificación, expectativas no cumplidas o rendimientos inaceptables.
Según el informe “Chaos Report 2009” del “Standish Group”,los proyectos de desarrollo de software siguen suponiendo un serio reto para las organizaciones. Tal y como se aprecia en la evolución histórica de la serie tras una fase de maduración entre el 1994 y el 2002 con tan solo un 15% de proyectos fallidos en el 2002 frente al 31% de ocho años atrás. Pero, el año 2009 vio como el 24% de ellos incurrían en sobre costes y se dilataba su ejecución en el tiempo, consolidando una tendencia que se apuntaba ya en los dos informes anteriores; además se acentúa con una caída de los proyectos completados con éxito.
¿Cuál es el impacto económico de estos proyectos fallidos? La estimación de los sobrecostes asociados da una horquilla amplia, estimándolos sobre el total del proyecto se situarían según el informe anteriormente citado sobre el 89%, aunque otros analistas sugieren tan ‘solo’ un 30% a 40%. Cabria valorar los costes incurridos por entrega tardía y/o los riesgos asociados, podríamos alargarnos varias páginas pero creemos más productivo centrarnos en la siguiente cuestión.
¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REDUCIR COSTES, MITIGAR RIESGOS Y ACELERAR LA INNOVACIÓN?
La implantación de las mejores prácticas para la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (ALM), permiten no solo eliminar estos sobrecostes de los proyectos, sino reducir entre un 20% y 30% los costes, eliminando ineficiencias de manera global.
En España tenemos múltiples casos de éxito tanto a nivel de organismos de la administración como en el sector privado, que no solo han adoptado un modelo de Oficina de Calidad (también conocidos como Centros de Excelencia), sino que además lo han hecho en un modelo evolutivo que les ha permitido autofinanciar su progresivo despliegue en base a los ahorros generados en las fases iniciales.
En función de las problemáticas individuales podemos arrancar la Oficina de Calidad haciendo foco en, por ejemplo, la gestión de defectos, la automatización de las pruebas, introducir la valoración de riesgos, la gestión del rendimiento, el diagnostico de los cuellos de botella, etc. La implantación de una oficina de calidad no solo nos permitirá mitigar riesgos y reducir costes, también introduce una vía de profesionalización y carrera para los ingenieros.
Tal y como comenta un cliente al respecto de la automatización de las pruebas funcionales: “Estimamos que gracias a la automatización de las pruebas somos entre un 25%-30% más rápidos a la hora de validar la funcionalidad”, otro cliente nos comenta al respecto de la reducción de tiempos: “Los usuarios ven lo que tienen que hacer y, realizan las tareas en la secuencia correcta. Gracias al despliegue de las herramientas de pruebas (HP Quality Center) hemos reducido un 20% de su tiempo”. En términos económicos nos indica que “Actualmente tenemos dos personas realizando las pruebas, si lo hiciéramos manualmente requeriríamos entre 6 y 8 personas teniendo en cuenta toda la planificación y coordinación necesaria”.
Cuando hablamos de pruebas de rendimiento quizá el ahorro más inmediato es el adecuado dimensionamiento de los recursos de hardware y software para prestar el servicio, pero el grueso del ahorro lo encontramos de manera ‘silenciosa’ en la mejora de la productividad de los usuarios finales. En un estudio publicado por IDC en enero del 2010, la productividad de los usuarios finales se incremento en un 25% en entornos SAP como resultado de una adecuada gestión de pruebas de rendimiento.
La posibilidad de ejecutar pruebas de integración de una manera efectiva – frecuentes, completas, automatizadas- nos permitirá superar la máxima “si funciona, no lo toques” y así innovar en los procesos claves.
Un área de creciente interés son las pruebas de seguridad, ya que una vez asegurada las redes y los sistemas, las aplicaciones – vía ataques como “SQL injection” o “Cross Site Scripting” – suponen una exposición a la integridad y confidencialidad de los datos tanto ante un posible ataque externo o como un mal uso.
HP Software y Soluciones, ofrece un conjunto modular de herramientas y servicios para el despliegue efectivo de una oficina de calidad que cubre el ciclo completo de vida de las aplicaciones desde la gestión de la demanda, la integración en un sistema de gestión de requisitos, la planificación y ejecución de las mismas tanto a nivel funcional, de rendimiento o de seguridad y la posterior conexión con los sistemas en producción. Estas soluciones no solo tienen el respaldo de los principales analistas del mercado, sino que además cuentan con el apoyo mayoritario del mercado. Estamos muy orgullosos de poder ayudar a que nuestros clientes vean reconocidos sus esfuerzos día sí, día también.
La cuestión que uno debe plantearse no sería ¿necesito una Oficina de Calidad? Sino más bien ¿Cuál es la siguiente (primera) área de foco de mi Oficina de Calidad? Ya que partiendo de las experiencias citadas no hay duda que dicha inversión se recupera al cabo de unos pocos meses.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados