Una nueva era: Un mercado más líquido y variable

Por Francisco Javier Latasa, Presidente de VASS.

Publicado el 18 Feb 2022

Por Francisco Javier Latasa, Presidente de VASS.

Creo sinceramente que hemos entrado en una nueva era en el sector de la consultoría. La crisis sanitaria ha hecho estallar por los aires muchos anclajes y el escenario global actual no tiene nada que ver con el anterior a la crisis. Esto, como siempre, puede ser una amenaza o una oportunidad, depende de las gafas con que uno lo mire. Nosotros, por supuesto, lo vemos como una gran oportunidad.

El primer gran efecto es que el mercado se ha hecho mucho más líquido, para todos: cualquiera puede trabajar para cualquiera desde cualquier lugar. Esto impacta de lleno tanto en la demanda -tus clientes están en cualquier sitio-, como en la oferta -las personas pueden trabajar desde cualquier lugar-. Esta liquidez en el mercado se traslada por supuesto a los precios y salarios, que tienden a homogeneizarse en este contexto y eso en un mercado como el español, muy maduro, con salarios y tarifas contenidas, le está afectando de lleno.

Tendremos que reinventarnos e inevitablemente ir a modelos de negocio menos dependientes de personas y más de conocimiento y valor

Replantear la estrategia

Por eso es esencial transmitir que los cambios en todos los modelos empresariales son inevitables y que la toma de decisiones en aspectos sobre dónde invertir, con qué clientes trabajar, con qué partners y la manera de cómo vincular a las personas a largo plazo vienen para quedarse. En definitiva, hay que replantearse la estrategia, pero, sobre todo, saber dónde quiere ir cada uno.

El segundo gran efecto por supuesto es que la tecnología y lo digital son lo primero, es el centro de la estrategia de las grandes empresas y fondos mundiales y eso nos ha convertido en el epicentro del ecosistema. Somos la salsa de todos los platos, y eso está bien, pero al igual que hay un problema con los materiales y la logística, en nuestro sector lo tenemos con la formación y el talento. A futuro este problema no hará más que crecer, pues es estructural, por lo que tendremos que reinventarnos e inevitablemente ir a modelos de negocio menos dependientes de personas y más de conocimiento y valor.

En todo caso y como siempre, grandes retos que a mí personalmente me motivan y llenan de ilusión. Vienen años emocionantes.

Más artículos como este en el Anuario Computing 2022.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5