Por qué los CIOs necesitan saber de finanzas

La reforma que ha sufrido la industria tecnológica ha atrapado al CIO igualmente, que está atravesando una redefinición de su rol en la organización.

Publicado el 29 Sep 2010

Los efectos más inmediatos de la crisis económica todavía se están absorbiendo y dejándose notar, pero los expertos de la industria ya han empezado a dirigir sus miradas hacia impactos más a largo plazo en la industria TIC. De estos efectos potenciales, una de las consecuencias de las que más se está hablando estos meses es de la transformación que está sufriendo el rol del CIO. Antes estaba en las manos de estos directivos gestionar, mantener y facilitar el entorno informático de la compañía para la que trabajaban, ahora el primer atisbo en el futuro muestra un cambio radical en sus prioridades, propulsado de igual modo por las nuevas tecnologías que están emergiendo.
En primer lugar se está produciendo un alineamiento de su actividad con el departamento financiero. Desde hace un tiempo es habitual ver sentado en la mesa de negociación al director financiero de la compañía por el cada vez mayor papel que juega en la toma decisiones sobre las inversiones en TI. Y a menudo el CIO presenta al Consejo de Administración proyectos visibles de valor añadido a corto plazo en compañía del CFO. Hay un mayor alineamiento entre el valor añadido de las soluciones de TI y el presupuesto para hacerlo realidad, y es por ello un imperativo que el CIO debe saber de finanzas.
Según los resultados del Estudio Global de la Función Financiera 2010, que elabora IBM, más del 70 por ciento de los directores financieros reconocen estar participando actualmente en la toma de las decisiones más relevantes de la empresa. Por otro lado, apunta Luis Roca, director de IBM Global Technology Services España, Portugal, Grecia e Israel,“que los presupuestos dedicados a las Tecnologías de la Información en las empresas no son una excepción a la política de control de costes que están abordando hoy en día en las empresas para dar respuesta al contexto económico actual. Por esta razón, hoy en día es fundamental que el director de tecnología hable en lenguaje financiero y sea capaz de alinear los objetivos del departamento de TI con los de la función de finanzas”.
José María López, director de Penteo en Madrid, advierte, sin embargo, que“los CIOs no están generalmente acostumbrados a hablar en términos financieros, o más precisamente, a presentar sus iniciativas de inversión y gasto en función de su juicio sobre el impacto de aquéllas en las variables económicas de la empresa. En este sentido, la crisis no ha cambiado la situación, antes al contrario, – y como consecuencia de ello – los CIOs están perdiendo algo de terreno a la hora de definir criterios para priorizar decisiones de inversión y gasto en favor de los que impone el CFO”.
Sabiduría de fusiones y adquisiciones
Tener conocimientos de fusiones y adquisiciones por ejemplo se convertirá en un must have que deberán desarrollar. Aunque la actividad de adquisiciones se ha visto paralizada durante la recesión, ahora está resurgiendo de golpe como lo evidencian los últimos movimientos de Intel con McAfee, o HP con 3PAR. Y es un hecho que el papel de las TI ha sido cada vez más crítico en garantizar el éxito del proceso de integración. Por ello, diferentes analistas recomiendan a los CIOs desarrollar capacidades de integración en procesos de fusiones y adquisiciones.
“Las integraciones por una fusión o adquisición de otra compañía están entre los retos más importantes a los que los CIOs y sus departamentos de TI se enfrentarán ya que están cargados de riesgos. Sin embargo, también representan una oportunidad poderosa para demostrar las capacidades y valor empresarial de las TI, así como dilatar el rendimiento de los miembros del equipo tecnológico”,comenta Dave Aron, vicepresidente de Gartner. “Encima de todo esto, el negocio debe continuar sirviendo a los clientes, y ejecutando las operaciones, y todo ello en medio de una gran, y a menudo disruptiva, actividad de integración, lo que convierte a las TI en un factor crucial en estos procesos”, añade.
La acometida del CFO
Como se ha comentado antes otra de las secuelas de este periodo de cambios auspiciado por la crisis económica es que en muchas organizaciones el director financiero se está convirtiendo en el principal responsable de la toma de decisiones en cuanto a las TI. Según Gartner, el financiero ya determina las inversiones en tecnología en un 75 por ciento de las empresas, y sólo en un cinco por ciento de los casos este directivo no forma parte de este proceso de decisión. Por tanto, dado que en muchas compañías el llamado CFO y el CIO trabajan diariamente para financiar las TI y proporcionar información que soporte los procesos financieros, recomienda la consultora que las empresas aprovechen esta sinergia ya que genera más valor y un rendimiento superior a la compañía.
Desde Micro Focus opinan igualmente que cada vez más las dos figuras confluyen y son necesarias la una para la otra. Patricia Santoni, directora general de la compañía para Iberia y Latinoamérica, afirma en este sentido que “el CIO no se está viendo desplazado por el CFO, sino que juntos están diseñando modelos de negocio económico-tecnológico que se convierten en un diferenciador estratégico para las organizaciones. Ahora que las compañías han recortado el tamaño de sus organizaciones, la inversión en sistemas de TI se valora como un costo efectivo a nivel empresarial. En definitiva, las organizaciones inteligentes son conscientes de que las decisiones que implican tecnología no sólo pueden ayudar a reducir los costes, sino a impulsar la innovación y el desarrollo futuro”.
Esta nueva situación, no obstante, puede provocar un impacto negativo en el CIO, que puede ver cómo su estatus en la organización puede verse mermado ante el avance del director financiero. Y ante este riesgo de desplazamiento, José María López de Penteo recomienda, “adoptar herramientas, metodologías o prácticas objetivas de priorización de inversiones y gastos en función de su capacidad para generar resultados económicos en la empresa, independientemente de que su ámbito sea interno (departamento TIC, plataformas e infraestructuras tecnológicas) o externo (sistemas de aplicación que sirven a unidades de negocio). El problema actual es que los CFOs tienden a aplicar criterios económicos simples (precio, coste de propiedad) como factor principal a la hora de decidir si invertir en una iniciativa o proyecto de TIC, cuando sus promotores (CIO, unidades de negocio) no aportan indicadores de retorno económico (llamémoslos ROI o de otra forma) creíbles y adaptados a la realidad de la empresa”.
La especialización del CIO
En un nuevo entorno empresarial marcado ahora por un ritmo de desarrollo acelerado, los CIOs están participando hoy en día en el desarrollo de estrategias de forma más activa, introduciendo una mayor flexibilidad y facilidad en la realización de cambios, y resolviendo problemas de negocio a través de sus conocimientos y especialización en las tecnologías. Por ello, indican desde IBM que el reto del director de TI es convertirse en el líder de la innovación en la empresa. “En épocas de dificultad, el papel del CIO adquiere relevancia para el negocio puesto que se acentúa la necesidad de innovar y de abrir nuevas vías de crecimiento para la empresa, aspectos en los que la tecnología juega un papel esencial”,comenta Luis Roca. “Por ejemplo, la implantación de las herramientas de gestión y análisis de la información esta permitiendo que el director de tecnología adquiera un papel más relevante dentro de la empresa y actúe, no sólo como experto en la gestión de tecnologías, sino también como agente que participa en la transformación del negocio. Por otro lado, también es fundamental apostar por aquellos proyectos que permiten liberar recursos y tiempo dedicados a acciones que puedan tener un menor valor añadido para poder centrarse en acciones de innovación”.
Es evidente, sin embargo, que la innovación se ha retraído debido a la disminución de las inversiones destinadas a las TIC, pero una vez la recuperación se asiente y regrese el estado de normalidad, volverá el impulso innovador. Según Penteo, éste es y seguirá siendo uno de los factores mediante los que los departamentos de sistemas de información van a seguir justificando su papel e influencia en las compañías. Por ello, JoséMaría López cree fundamental emprender proyectos de innovación que“tengan que ver con la mejora de los procesos de negocio – habitualmente en busca de incrementos de eficiencias operativas –, seguidos por los que tienen que ver con la gestión de los propios departamentos TIC, en las mayores compañías. Por el contrario, no vemos un gran peso de los procesos de innovación estrictamente tecnológica, que no se considerarán prioritarios a corto plazo”.
Del mismo modo piensa Patricia Santoni de Micro Focus, quien sinceramente cree que“los CIOs españoles continúan pensando en innovación y están realmente dedicados a continuar incrementando sus conocimientos. La única diferencia radica en que hay muchas iniciativas que no pueden implementarlas por falta de presupuesto. A pesar de todo esto, un porcentaje grande de CIOs siguen manteniendo sus inversiones en TI tal y como tenían planificado y el resto diseña compactas estrategias que se implementaran inmediatamente que la empresa vea los primero indicios de recuperación económica”.
EL PAPEL DE LAS TI EN CINCO FASES CRÍTICAS DE INTEGRACIÓN
1. Fase de Diligencias o Planificación: En la mayoría de las integraciones con éxito, la planificación de dicha fusión tiene lugar simultáneamente con la debida diligencia y la recolección de los datos, por lo que dichas directrices y comunicación deben ser conducidas lo más rápidamente posible, aunque la velocidad depende del contexto y de los objetivos de la integración.
2. Fase de Bienvenida o Señalización: Se efectúa un número limitado de cambios visibles para señalizar la nueva realidad que la organización fusionada trae consigo. Las tácticas incluyen dar a cada empleado una dirección única de email, cuentas telefónicas, dispositivos de seguridad o traslados de personal a localizaciones físicas.
3. Fase Inicial o Comercial: Aquí se instituyen la mayoría de los cambios prácticos más urgentes como temas legales y regulatorios, logrando la transparencia mediante la integración de la información financiera con la de gestión.
4. Fase Principal de Integración: La mayoría de los grandes cambios de los procesos y sistemas se ejecutan en esta etapa y de forma gradual.
5. Fase de Beneficios: Periodo en que se monitorizan y recolectan ventajas como sinergias de costes o aumento de la cuota de mercado.
fuente: gartner

LOS DEPARTAMENTOS DE TI DEL MAÑANA
Con el advenimiento de la virtualización, las infraestructuras convergentes o el cloud computing los roles y responsabilidades de un departamento de TI se están alterando. En los departamentos de hoy en día todo está estructurado y bien definido; los equipos están divididos verticalmente por áreas, seguridad, comunicaciones, servidores, almacenamiento… pero ahora este modelo tradicional parece ser que ya no será válido. Surgirán nuevas figuras como el administrador de redes o el administrador del centro de datos, y ellos llevarán la batuta en un departamento en el que todo será convergente. Prueba de esta teoría son las nuevas estrategias que muchos fabricantes están adoptando como es el caso de Cisco y su iniciativa Unified Computing o HP y su Infraestructura Convergente.
Bajo la omnipresencia del control de los gastos, los recursos ahora están más optimizados. Ya no se comprará un servidor nuevo con dos teras de espacio en el disco para sólo utilizar 500 Gb. Cuando el gestor del correo requiera un servidor, por ejemplo, o el equipo de sistemas necesite un servidor de ficheros ya no se comprarán directamente, porque ya existen tecnologías como la nube que permiten explotar mejor los activos informáticos. Será tarea del nuevo CIO entonces transformar el departamento de TI en una organización de servicios.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

Redacción

Artículos relacionados